El pedagogo en el ámbito social

El pedagogo en el ámbito social:

Uno de los ámbitos en los que podemos encontrar a un pedagogo es en los servicios sociales o un EAIA (equipo de atención a la infancia y adolescencia). Por una parte, su misión consiste en asesorar a familias con el objetivo de que adquieran las competencias necesarias para cuidar correctamente a los menores que tengan a su cargo. Por otra parte, son los EAIA a quienes le corresponde evaluar la situación familiar y tomar la decisión de retirarles la tutela de los menores si no ejercen los derechos propios de la patria potestad del menor.

Un EAIA está formado por tres figuras profesionales diferenciadas, que a complementan su trabajo gracias a su visión especializada del problema. Los tres perfiles profesionales son: el psicólogo, el pedagogo y el trabajador social.

En cuanto a la estructura jerárquica de los servicios sociales de atención al ciudadano observamos que existen dos divisiones por debajo de la consejería de bienestar social (en el caso de Cataluña) por un lado los servicios sociales, que tratan la mayoría de casos de orientación familiar y de ayudas sociales, y por otro lado está la DGAIA (Dirección general de atención a la infancia y adolescencia), que trata los casos derivados de los SS.SS con más riesgo, más complicados o urgentes. A su vez la DGAIA está formada por diferentes EAIA. El sistema de trabajo se basa en que la DGAIA informa sobre un caso a un EAIA y éste último debe evaluarlo, abrir un expediente y hacer un estudio, del cual saldrá una o varias propuestas de solución que presenta a la DGAIA y que realizará en un periodo de tiempo determinado.

En ésta ocasión y dada la naturaleza de éste blog nos centraremos en explicar la tarea del pedagogo en éste ámbito. Podemos distinguir dos fases en la tarea de intervención social del pedagogo. Una primera fase de estudio y diagnostico y una segunda de tratamiento.

En la fase de estudio y diagnóstico el trabajo más importante es el de recogida de información del ámbito más cercano del menor. Por una parte información respecto a los padres (educación, trato, modelos, situación familiar, evaluación de las competencias educativas…) y por otra información del ambiente social del hijo (situación escolar trayectoria académica, relaciones sociales con familiares, amigos o compañeros de escuela…). Para poder desarrollar correctamente éste trabajo es necesario un alto nivel de las competencias comunicativas y sociales.

En la fase de tratamiento el pedagogo debe tener herramientas de formación para enseñar a los padres a desarrollar sus funciones parentales y de cuidado. Además y gracias a su conocimiento del proceso enseñanza aprendizaje agilizará el proceso y lo optimizará. Esta segunda fase se divide en el trabajo en tres aspectos: formación de los padres (cursos, métodos, redes de ayuda, otros servicios…), formación de los hijos (eliminar dificultades educativas, sociabilidad, salud física, hábitos…).

Como conclusión el trabajo en el ámbito social o de los servicios sociales es, según la mayoría de trabajadores del ámbito, muy interesante y imprescindible para un pedagogo. Sin embargo y dado la dificultad en la que se encuentran las familias es un trabajo que “quema” pero que, según dice María del Pozo (trabajadora del EAIA de l’hospitalet), es un trabajo de realización personal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s